Todavia no se ha pasado la resaca de Milán. Todavia no he procesado (ni mucho menos subido) todo el material. Tengo en el archivo las fotos que he mostrado ya, y en mi cabeza las historias que todavía me quedan por contar.
De todo lo vivido, hay una historia que me guardaba para el final… para intentar contarla como se merece y no metido en el jaleo de catalogar las casi 1000 fotos que me traje de allí. He decidido no esperar mas… porque se trata de una aventura que merece ser contada.
El primer día en milán fue de locos:
El avión que debía llevarme a la feria, partió (gracias a la huelga general) con 8 horas de retraso y al llegar, un conductor que solo hablaba italiano me acercó al recinto ferial mas grande que he visto en mi vida, donde el grupo con el que debía reunirme, hacia tiempo que había dejado esperarme. Caminé por la feria hasta que me echaron de allí y entonces me dirigí a la fiesta del 150 aniversario de Metzeler.
Cogí el metro en una ciudad que pisaba por primera vez y luego caminé un par de kilómetros bordeando un gigantesco parque oscuro y deshabitado, guiándome unicamente por lo que había llegado a intuir en el único punto en el que pude robar wifi con mi inutilizado teléfono móvil.
La noche había sido hasta entonces, para mi… una aventura. Y cuando por fin llegué al recinto en el que Metzeler celebraba sus 150 años, conocí un aventurero de verdad… y todo lo vivido hasta el momento me parecieron simples contratiempos de los que pueden pasarte cualquier día.
Se trataba de Miquel Silvestre… el autor de libros como Un millón de piedras. Un libro que (he de reconocer) no he leído, pero que pienso comprar en breve, no solo por que cuenta la historia de un tío que se atrevió a dejarlo todo para cruzar 14 países africanos en moto, sino por la calidad y calidez humana del personaje que relata la historia.
Dentro de nuestro mundillo, Miquel Silvestre es un personaje ilustre, no había mas que prestar atención en el aniversario de Metzeler, donde buena parte de la prensa internacional de la moto estaba reunida, para comprobar que todos o casi todos con los que pude hablar lo conocían.
Miquel estaba allí invitado por Metzeler, ya que la marca patrocina en cierto modo sus aventuras… y en breve el amigo Silvestre se lanzará a una nueva prueba, en la que pretende llevar a la nueva BMW GS 1200 y a los nuevos Metzeler Karoo 3 hasta Samarkanda.
Antes de irnos a dormir le invité (invitar es una manera de decir… porque pagar, pagó Metzeler) “la última caña” (que al final se convirtieron en las últimas 4 cañas)
Junto con Ivan Solera de masmoto.net… nos quedamos charlando de la vida y escuchando las aventuras de este personaje único… que no parece cansarse de dar vueltas al mundo montado en una motocicleta.
Con el tiempo… ha conseguido pequeños patrocinios que le ayudan a continuar su camino. No me extraña, porque es un tipo que despierta simpatías allí donde pisa. Casi 5000 amigos en facebook y una gran red de blogers pendientes de lo que publica en miquelsilvestre.com no pueden ser nunca una casualidad.
En motopormoto.com (y estoy seguro que también en masmoto.net) tiene Miquel dos nuevos aliados. Nos contó su historia, nos hizo reír un buen rato… y de premio nos incluyó en los últimos segundos del vídeo sobre Eicma en su canal de Youtube (que es como Miquel pone al tanto de las novedades a sus seguidores desde cualquier parte del mundo en la que se encuentre).
Desde aquí no puedo decir mas que: Gracias Miquel! estaremos expectantes de conocer novedades sobre tu nueva aventura!

Deja una Respuesta


    .