No tengo claro si estoy enamorado de las motos de bajo presupuesto simplemente por el echo de que soy pobre, o esa predilección se debe al convencimiento de que “con dinero, cualquiera se hace una moto bonita” (y algunos cabrones se gastan una pasta en hacer un adefesio… pero ese es otro tema)
Esta moto es el mejor ejemplo de una customización estupenda con una base “low cost” como es la Suzuki GS 500, a la que han colocado una horquilla invertida con pinzas de freno radiales… que gratis no habrá salido, pero nadie dice que los sueños tengan que ser gratis… me conformo con que sean “alcanzables”!!

Via: el blog de Mario Alesso

Deja una Respuesta


    .