El periódico de valencia vaticinaba para hoy una gran cantidad de motos en el circuito de Cheste, pero la convocatoria se vio afectada por la lluvia. Los que llegamos en moto, lo hicimos bajo una lluvia torrencial y gran parte del los que lo hicieron en coche tuvieron que aparcar a 7 kilómetros del circuito, y hacer el tramo final en bus, porque las zonas destinadas para aparcar se habían convertido en un autentico lodazal.
Bajo este panorama… motos no es que viésemos muchas. Para colmo, pocos pilotos estaban dispuestos a jugarse el pellejo bajo la lluvia.
Si no fuera porque Valentino tuvo el detalle de caerse justo delante de nuestra tribuna, pocas emociones habríamos tenido hoy.

Deja una Respuesta