Triumph Trident 660 | Para todo y todos

Para votar: registrate

Valoración 2.5 / 5. Votos: 28

Sin votos

La Triumph Trident 660 es una moto de gama media que añade, a la medida perfecta para todo uso y para cualquiera de nosotros, con prestaciones más que suficientes, polivalencia total y costes contenidos para un disfrute total, una personalidad arrolladora.

La Trident 660 es un modelo minimalista; no hay más que verla y analizar su equipamiento. Es, por precio y componentes, una moto media. Viene a competir en un segmento tan relevante como el de las Yamaha MT-07, Honda CB 650 R o Kawasaki Z 650 e incluso con motos más grandes, como la Kawasaki Z 900, BMW F 900 R o Ducati Monster por potencia y precio. Resulta un poco más cara que las bicilíndricas entorno a 650 cc, pero también te da un poco más de todo que ellas. Por otro lado, también es menos potente que las otras protagonistas de este segmento de superior cilindrada, pero también más barata. Todo ello configura una posición inteligente que, sumado a su personalidad, seguro que le reportará grandes beneficios.

El chasis es completamente nuevo, de acero incluyendo el basculante, de doble brazo. Las suspensiones se han encomendado a Showa, con una horquilla invertida de 41 mm y un amortiguador trasero progresivo sobre bieletas. Solo ofrece reglaje en precarga atrás, pero con buen tarado y funcionamiento impecable. Se montan frenos con dos discos delanteros acompañados de pinzas estándar Nissin y un trasero de la misma marca. Y, por supuesto, llantas de 17" con neumáticos Michelin Road 5, una elección perfecta como la Trident demuestra en carretera.

En el resto del equipamiento cabe destacar su cuadro TFT, completo, de buena lectura y de diseño muy original, con conectividad con el móvil. Y dispone de luces completamente LED, con intermitentes cuyas luces "corren" de dentro hacia afuera cuando se encienden.

El tamaño es más propio de una 500 media que de una moto de 80 CV, lo que le viene muy bien cuando se utiliza limitada para el carné A2. Recuerda, en esto, a una Honda CB 500. Eso sí, cualquiera de las 650 (o 700) bicilíndricas de la competencia, algo menos potentes, también están en este tamaño. Y la posición de conducción es muy razonable, yendo algo inclinado hacia delante y con los pies un poco retrasados. No es incómoda en ningún caso ni fuerzas muñecas, nuca o espalda. Arrancas y el sonido del escape lateral es el clásico de una Triumph, ese bramido ronco, similar a un cuatro cilindros, pero con los tonos graves de dos cilindros. Das un golpe de gas en vacío y se le ve animado. Embrague suave, primera velocidad con un "clonc" seco, preciso y a su justo volumen, y ya puedes salir.

En los primeros kilómetros con la Triumph Trident 660 todo es suavidad y facilidad. Se siente ligera y ágil. El motor es tranquilo si no le buscas las cosquillas y suspensiones y frenos funcionan con toda normalidad, sin nada que destacar por positivo ni por negativo. El cuadro se lee bien y los menús de configuración son bastante intuitivos. Con darle una breve vuelta al asunto, te lo aprendes y no tendrás problemas. La moto es bastante estrecha y entre coches en atascos se mueve bien, con un radio de giro correcto en una moto así.

Sales a la autovía y es una naked: el aire se nota. Pero esa pequeña cúpula accesoria que lleva nuestra unidad (o quizá simplemente la posición del cuadro) consigue aliviar parte de la carga hasta bastante velocidad, siempre y cuando te agaches bien. El asiento, manillar y reposapiés lo permiten, desde luego. A velocidad legal no hay ningún problema.

En la carretera es donde esta moto acaba enamorando. Hasta aquí ha sido una buena naked media, adecuada en la ciudad y razonable en la autovía. Todo actúa correctamente y el motor tiene buena respuesta, pero nada que la haga destacar de forma clara. Ahora bien, en las primeras curvas animas el ritmo y el panorama cambia. Frena muy bien, con precisión, y tantol chasis como neumáticos te permiten entrar justo por donde quieres y como quieres. Incluso cambiar la trazada en el instante que desees. Se siente especialmente ligera y ágil, transmitiendo una confianza total. Las suspensiones sujetan con firmeza en frenadas y aceleraciones, también en medio de la curva. Y, cómo no, el motor, con ese par disponible desde abajo, parece el de una moto mayor, con más potencia. La dejas caer de vueltas y ni reduces, simplemente abres gas y sale disparada hasta la siguiente curva donde puedes entrar muy fuerte, frenando tarde y tumbando con confianza. Es un comportamiento bastante más deportivo de lo que te esperabas.

➕ Más información: https://www.formulamoto.es/triumph/trident-660/2021/03/22/prueba-triumph-trident-660/29958.html

Síguenos en nuestras redes ⬇
🔹 Facebook: https://www.facebook.com/formulamoto/
🔹 Twitter: https://twitter.com/formulamoto
🔹 Instagram: https://instagram.com/formulamotoes/

Compartir:

facebookwhatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Motos relacionadas con este artículo